Arquitectura defensiva

Arquitectura defensiva


Los proyectos y obras dirigidas por el ingeniero Estaban de Panón en 1740, se centraron en la defensa de la bocana, su intención era fortificar y artillar con diferentes baterías de costa la entrada al puerto de Cartagena desde la bahía de Escombreras hasta la Algameca. Se trataba de un sistema defensivo compuesto de diferentes baterías que se completaban unas a otras, con sus nueve baterías:

  • En el "Frente Derecho", San Fulgencio (o del Collado), Punta de la Podadera, Fuerte de Navidad, Espalmador (o de los Apóstoles)
  • En el "Frente Izquierdo" San Leandro, San Isidoro y Santa Florentina, Fuerte de Santa Ana, y Trincabotijas.

Feringán y Zermeño
El proyecto defensivo de Panón dejaba sin defensa al Arsenal. Feringán Cortes se hizo cargo de las obras con un proyecto global para la base naval y el Arsenal. Carlos III dio la orden a Zermeño, cuyas fortificaciones fueron:
- Atalaya
- Galeras
- De los moros
- San Julián

Plan de Defensa de 1860 ó Plan O’Donnell
Las obras se centraron en la transformación de las baterías de la bocana que protegían el llamado Frente derecho. Todo el conjunto defensivo se trataba de Castillo de Galeras, las Baterías del General Fajardo, Podadera, San Fulgencio y el Fuerte de Navidad, además de Despeñaperros en la ciudad)

Plan de Defensa de 1884
El rápido desarrollo de los buques acorazados hizo que las baterías quedaran de nuevo obsoletas, todo ésto generó el Plan de Defensa de 1884, en el que se instalaron cañones Krupp en las baterías de Santa Ana Complementaria, Trincabotijas Baja y La Podadera, además de los obuses Ordóñez en las baterías de Fajardo. Todo ello reformó la arquitectura de las baterías de costa, que fueron dotadas de casamatas de hormigón para ser más resistentes, al mismo tiempo que rebajaron su altura para ofrecer menos blanco a los disparos enemigos.

Plan de Defensa 1912-1913
El objetivo principal era el de proteger el arsenal y su puerto de refugio, para la reparación de la escuadra. En lo que respecta a la defensa del frente marítimo, se amplían los límites de las defensas, emplazando las baterías de gran calibre desde Cabo Tiñoso hasta Cabo de Agua

Plan de Defensa de 1926 o Primo de Rivera
El constante desarrollo de los buques acorazados y de la aparición de la aviación , llevó de nuevo a la reforma de las defensas de la base naval de Cartagena. Dentro del plan de Primo de Rivera o Plan de Defensa Marítima de 1926, las baterías de costa, se disponían en grupos de 3: una batería antiaérea con cuatro cañones AA 105/45, para evitar los ataques de la aviación enemiga, una batería con dos cañones Vickers de 38,1cm (los más potentes de la época) y una batería artillada con cuatro cañones de 15,24cm