Arquitectura defensiva

CASTILLO DE ATALAYA

VER MAPA

Fortificación del siglo XVIII, construida bajo el mandato de Carlos III, fue diseñada por el ingeniero militar Pedro Martín Zermeño en 1.766, terminándose de construir en 1.777, siguiendo órdenes del conde Aranda, para fortificar la plaza y el Arsenal. La ejecución de la obra fue llevada a cabo por el ingeniero militar Mateo Vodopich.
El castillo se encuentra ubicado en el Monte Atalaya (dentro de la Sierra de Pelayo) en el barrio de la Concepción, sobre una cota de 242m de altitud desde la cual se domina el campo de Cartagena, la ciudad, el puerto y las playas de la Algameca.

Su acceso se realiza por el barrio de la Concepción, a través de la calle Castillo Malpica, por una carretera de unos 3 metros de anchura, que presenta un firme variado desde sus inicios hasta la propia entrada al Castillo. El recorrido es de unos 1.800 metros, con una pendiente media en todo el recorrido del 15%. Solo es apta para peatones y bicicletas

Su estilo arquitectónico es neoclásico ecléctico. La fortificación fue construida en dos alturas. La planta baja es de traza pentagonal y maciza con cinco baluartes, uno en cada vértice. La segunda planta está construida con bóvedas a prueba. Para acceder a las terrazas superiores existía una escalera de caracol, cuya estructura formada por escalones de piedra, ha desaparecido. Toda la construcción está rodeada de un foso seco. La segunda planta está constituida por un edificio de planta en U. La edificación cuenta con un espacioso patio en donde se localiza un aljibe con varios brocales.

Siempre estuvo dotada de artillería. Sus misiones principales fueron defender la cumbre del monte donde se sitúa, batir con su artillería los posibles desembarcos en la Algameca; y flanquear el lado Norte de la ciudad.

En 1.873, los Cantonales lo llamaron "Castillo de la Muerte", ya que su intervención fue decisiva en la defensa de la plaza, realizando 2039 disparos la noche del 10 de enero de 1874, las 24 piezas de artillería que tenía montadas antes de rendirse al ejército sitiador, hecho que decidió la caída de la ciudad.

Está catalogado con la consideración de Bien de Interés Cultural con el grado de protección 1 desde 1987.