Patrimonio singular

FARO DEL DIQUE DE LA CURRA

VER MAPA

Toma su nombre del dique llamado de La Curra, donde se sitúa. Situado en la parte oeste del monte de San Julián, en la zona conocida como Lugar de la Curra, se comenzó una escollera cuyo objetivo principal fue evitar que las embarcaciones chocaran con la laja submarina del puerto, una elevación rocosa de 10.000m3 de gran peligro para la navegación.

La construcción de dicho dique, en combinación con el de Navidad, angostarían la bocana de la bahía cartagenera, rompiendo las mares de lebeche, tan habituales en esta zona.

En un principio, se previó la necesidad de una luz provisional en el extremo de dicha escollera y de una señalización definitiva una vez acabada. La Capitanía del Puerto, propone la colocación de una luz verde en el extremo de aquella. Conocemos el "proyecto de faro para el morro del dique de Curra", por el ingeniero Félix Martínez, fechado el 28-5-1893.

En 1917 se fijó la apariencia definitiva de los faros de la Costa de Levante, en la que se señala para el de Curra “Centelleante verde, con alcance de 7 millas” y siguiendo las instrucciones de automatización, se pidió presupuesto a la casa J.H. Dahlander.

Por ello, el Faro del Dique de la Curra, es también conocido como "faro verde", debido al color que presenta su estructura en la parte superior y al color de la luz que proyecta.

ARQUITECTURA:
El faro es de construcción cilíndrica de sillería de color blanco y verde (en su parte superior) de 14m de altura y diámetro de 2,20m con un alcance de 5 millas náuticas.

El cuerpo es de mampostería para la seguridad de la construcción y como material de unión sólo se empleó mortero hidráulico Es un faro de sexto orden y en su interior hay un algibe, una escalera de hierro de caracol hasta la cámara de servicio, situada debajo de la iluminación, comunicándose ambas mediante una escala de mano.

El acceso, es a través de la carretera a Cala Cortina.