AGENDA
Fecha de Impresión: 16/07/2024 12:31:50


Fecha de llegada: 26/05/2023     Fecha de salida:


  GONZALO SICRE . PALACIO CONSISTORIAL y CASA PEDREÑO
11/07/2024 - 29/09/2024

GONZALO SICREFui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida… Para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido.

David Henry Thoreau

 

En el último anuncio de Amazon una chica llega a una ciudad que no conoce y se aloja en un piso alquilado vacío. No conoce a nadie. Entonces comienza a ver películas en la plataforma, luego compra objetos decorativos y enseres que necesita. En los segundos del comercial la casa se ilumina y pasa a ser suya y solo entonces vemos la ciudad desde su balcón. El ideal que propugna esta marca de envíos por internet no es nuevo. En Walden Pond, en Concord, Thoreau construyó su cabaña con las manos. Allí desarrolló una idea del ser humano al margen de la sociedad que ha marcado el pensamiento contemporáneo. En un mundo de hiperconexión hemos recuperado al viejo ermitaño como a una especie de origen de un sueño de aislamiento que nos permita tener la seguridad de haber vivido.

Casi todas las disidencias ocurren en algún tipo de isla, bien física bien mental. La de Tomás Moro era Utopía, a la Isla Misteriosa de Julio Verne se llega en globo, la de los escritores es el reino de Rotonda y en el archipiélago Juan Fernández existe una con el nombre del más célebre de los aislados, Robinson Crusoe. Podríamos pensar que la isla es el escenario de la imaginación por encontrarse fuera del control del entorno. El aislamiento físico y mental antecede a la revelación o al acontecimiento.

Gonzalo Sicre plantea en dos exposiciones, Palacio Consistorial y Casa Pedreño, un trabajo exhaustivo sobre esta idea de aislamiento basculando de partida sobre dos personajes icónicos en esta idea: David Henry Thoreau (1817 Concord, EEUU – 1862 Concord, EEUU) y Theodore Kaczynski (1942 Chicago, EEUU – 2023 Carolina del Norte, EEUU) el célebre Unabomber.

Estas dos figuras establecen dos utopías desde un aislamiento planificado en dos cabañas relativamente similares en cuanto a volumen, cerca de 4 metros por 3. Sicre juega con la idea de estos dos espacios con sendos cuadros de una medida casi idéntica. En estos enormes formatos vemos dos mundos antagónicos, entendemos que hablamos de aislamientos enfrentados en cuanto a sus contenidos. En la anarquía de Kaczcynski hay una retórica del fracaso, de la reutilización y de la acumulación en el interior para defenderse del mundo exterior, es una aislamiento en negativo. Thoreau, por el contrario, llena de contenido el vacío de su cabaña: una cama, una mesa y tres sillas «Una es para la soledad, dos para la amistad, tres para la sociedad». La luz, esquiva en la oscura cabaña de Unabomber, entra a raudales por unas ventanas confiadamente grandes en la de Thoreau. Es una luz que parece de mañana pero aparece por la izquierda señalando la silla tumbada del de Concord; la de la sociedad. El exterior en maquetas, recortables… el contenedor de la misantropía como juguete, como fetiche, como juego narrativo y objeto de estudio.

Desde esta idea, en la Casa Pedreño se profundiza en esta idea de aislamiento en personas y objetos, en vitrinas, en pequeños cuadros solitarios. Aislamientos y soledades de elementos “no contenidos en”

¿Dónde se realiza?



  LVX PETRAE II de Díaz Burgos
18/05/2024 - 17/11/2024

El Teatro Romano ha sido la pieza central e inspiradora de Lux Petrae II, su hallazgo, excavación y recuperación fue uno de los desafíos de mayor alcance y repercusión no sólo para la ciudad sino también para la arqueología reciente. El monumento vuelve a ser ahora un elemento vivo dos milenios después de la mano de Díaz Burgos, que lo ha retratado con su reconocida habilidad para localizar lo que hay de humano y cotidiano en cualquier paisaje, para convertir lo exótico en algo casi doméstico. Por ello hemos querido de nuevo rescatarla de nuestros fondos para mostrar un trabajo extraordinario de Díaz Burgos.

En el recorrido de la muestra a través de las fotografías vamos a ser testigos de la vida cotidiana en el Museo; las piezas expuestas, las piedras antiguas del teatro romano, el edificio de Moneo o las gentes que lo visitan se entremezclan en sus imágenes en grata armonía. Las fotografías de Díaz Burgos en Lvx Petrae no sólo son instantáneas de una gran calidad artística sino que se convierten en documentos gráficos de una realidad que refleja hasta qué punto el monumento se ha convertido en un elemento esencial de identidad de la Cartagena Romana, visitado por miles de personas, gentes de todo tipo, viajeros de todas las nacionalidades y de todas las edades.

Acompaña a las fotografías una muestra de sus herramientas de trabajo a lo largo de muchos años; una preciada selección de sus cámaras fotográficas desde la que le trajeron los Reyes Magos a los doce años hasta otras más recientes, así como la muestra de algunos de sus catálogos elaborados con gran pasión por el artista.

Díaz Burgos, pacientemente y al acecho con su cámara ha esperado la luz apropiada, la imagen que habla, las situaciones que ocurren; el gato, la niña, el romano, el cartaginés, el inglés, la mujer tatuada, las luces y las sombras de nuestro sol mediterráneo sobre las piedras del teatro. En definitiva su mirada inconfundible sobre la Historia Viva de un monumento que se ha devuelto a la sociedad para su disfrute, y que en pocos años se ha convertido en su seña de identidad.

Sala de Exposiciones Temporales del Museo del Teatro Romano de Cartagena
Museo del Teatro Romano de Cartagena
Plaza del Ayuntamiento, 9
30201 Cartagena, Murcia (España)
Teléfono: (+34) 968 504 802
www.teatroromanocartagena.org

Fundación Teatro Romano de Cartagena:
Ayuntamiento de Cartagena
Comunidad Autónoma de la Región de Murcia
Fundación Caja Murcia

Colabora
Fundación Iberdrola

¿Dónde se realiza?



  DE QART HADASHT A CARTHAGO NOVA
26/06/2024 - 30/09/2024

EXPOSICIÓN TEMPORAL: DE QART HADASHT A CARTHAGO NOVA

26/06-30/09-2024

La exposición de Carmen Martínez es un homenaje a la historia de la ciudad y a sus gentes, ciudadanos que cada septiembre reviven la Historia en unas fiestas únicas en el Mediterráneo, las Fiestas de Cartagineses y Romanos, declaradas de Interés Turístico Internacional.

Las fotografías de Carmen tratan de narrar gráficamente la Historia que se conmemora durante los días de Fiesta, desde la Fundación de Qart Hadasht por el cartaginés Asdrúbal, la salida del ejército de Aníbal hacia Roma, y la Gran Batalla que finaliza con la conquista de la ciudad a manos del general Publio Cornelio Escipión.

La autora nos adentra con sus fotografías y retratos, captados en plena acción, en un viaje en el tiempo haciendo partícipe al espectador de los acontecimientos que ocurrieron a finales en el siglo III antes de nuestra era.

Las imágenes están realizadas en exteriores, con condiciones lumínicas muy variables, donde la alta velocidad de disparo juega un papel primordial, congelando todo movimiento. Un valor de cámara que se vuelve complicado en horas nocturnas, teniendo que jugar muy bien entre la apertura del diafragma para conseguir la mínima profundidad de campo posible y el ISO, hasta conseguir congelar la imagen sin exceso de ruido.

Carmen Martínez, nacida en 1976, es una fotógrafa apasionada por las artes escénicas y el retrato. Su primera cámara analógica la obtuvo como premio en un concurso de dibujo que ganó a los 12 años en Alumbres, su pueblo de origen, y desde entonces, su pasión no ha dejado de crecer. Siempre fue capaz de ver encuadres fotográficos allí donde miraba, desde hace una década trabaja como fotógrafa en su especialidad de retrato y las artes escénicas.

Del 26 de junio al 30 de septiembre de 2024

Museo del Teatro Romano de Cartagena
Plaza del Ayuntamiento, 9
30201 Cartagena, Murcia (España)
Teléfono: (+34) 968 504 802
www.teatroromanocartagena.org

Fundación Teatro Romano de Cartagena:
Ayuntamiento de Cartagena
Comunidad Autónoma de la Región de Murcia
Fundación Caja Murcia

Colabora

Fundación Iberdrola

¿Dónde se realiza?



  PARAISO PERDIDO . ELA FIDALGO ,CENTRO CULTURAL RAMÓN ALONSO LUZZY
08/07/2024 - 30/08/2024

Paraísos Perdidos

Ela Fidalgo

No hay una relación recíproca entre el arte y la gente porque el arte suele ser solamente un objeto o un proceso. Sin embargo en la intención la obra sí puede tener una implicación emocional: el arte puede curar si ha sido concebido para ello, el arte se puede preocupar de la gente de un modo pasivo pero a la vez efectivo. Ela Fidalgo lleva a cabo un proceso en el que las estrategias de la moda se aplican a las del arte en un viaje que tiene estaciones en la concienciación sobre la necesidad de un ecosistema sostenible y de la economía circular.

Sobre la intención y la consciencia se plantean piezas en las que los objetos borran las barreras tradicionales de la catalogación. En sus exposiciones, como la desarrollada en 2023 en La Térmica (Málaga) el espectador se encuentra desconcertado por la familiaridad de los elementos textiles. Desde la historia del arte las referencias también se alinean para hallar en la genealogía de las grandes esculturas de tela a las muñecas de Louise Bourgeois. Si embargo Ela huye del dolor donde la franco-estadounidense buscó la confrontación y el sostenimiento de una consciencia permanente.

Telas pintadas con óleos, ceras o acrílicos, la costura llevada a cabo en talleres donde las mujeres conjuran males son pasos más allá tanto del arte como de la moda. El vínculo ya clásico de arte y vida deja en el aire la pregunta de si son los objetos lo importante o solo resultado de procesos.

Desde sus estudios de moda en IED Fashion Lab en Madrid la artista recondujo su carrera en 2016 hacia el arte contemporáneo, convirtiéndose en poco tiempo en una referencia renovadora del paisaje contemporáneo en el que el cuerpo es siempre el campo de una batalla de la que Ela ha desertado. Su propia vivencia, los condicionantes de peso y la presión social, tan contemporánea, recorren obras llenas de color en las que las figuras femeninas no luchan estas guerras perdidas. La velocidad de la industria es criminalmente dañina y Ela utiliza sus recursos y técnicas para hablar de otro mundo por venir en el que el arte sea consciente del dolor y no solo un producto del mismo.

Esta muestra en el Centro Cultural Ramón Alonso Luzzy reúne una selección de grandes formatos y un retablo que sintetizan de una manera poderosamente colorista el universo visual de Ela Fidalgo.

¿Dónde se realiza?



  Rafael Chirbes. Mediterráneos.Sala Domus del Portico
09/07/2024 - 01/09/2024

Rafael Chirbes. Mediterráneos.

 

De cómo viajar es leer mejor en unas páginas que ya se habían leído

 

Era 1996 y Rafael Chirbes estaba en Creta. Escribía para la desaparecida revista Sobremesa. Tras una narración en la que se cruzan lo topográfico y la antropología, dice.

 

El viajero elige a duras penas el momento perfecto que da sentido al hecho de llenar la maleta con camisas y ropa interior, a cargar las cámaras, a esperar junto a la cinta sin fin del aeropuerto un equipaje que puede no llegar.

 

Las cámaras están siempre en esa gran belleza de libro que es Mediterráneo, surgido de las crónicas escritas para Sobremesa pero apenas se muestran en el texto. Chirbes era fotógrafo pero, de alguna manera, secreto. Gracias a la idea de Eugenio González y a la generosidad y colaboración de la Fundación Rafael Chirbes hemos podido estudiar un material fotográfico torrencial y emocionante. El autor de Crematorio, el más quirúrgico y honesto crítico de la cultura española no se regía por unas pautas clásicas del fotógrafo convencional, tal y como se podía esperar, más bien disparaba de una manera compulsiva buscando conservar momentos, flashes que están en sus escritos, colores del mediterráneo desde los barcos que lo llevan y lo traen hasta los verdes y rojos de los frutos de la tierra. No le preocupaban demasiado los encuadres ni la calidad final, de hecho utilizó tanto cámaras réflex como compactas, el arma del turista de los años 80 y 90.

Remitiéndose a Blasco Ibáñez cuando habla de Valencia habla de “la añoranza de pertenecer a alguna parte”. Él pertenecía a Valencia pero también a Génova o a Estambul y estas fotos son anclas que lo fijan, como nos fijan a todos, a esos destinos que recorre en una percepción del mar que habitamos tan amparada en Fernand Braudel. Estas fotografías tienen una gran importancia a la hora de entender el mundo estético de Chirbes más allá de su calidad como fotógrafo; son el complemento de Mediterráneo y una forma de entender cómo veía el paisaje y como entendía esa belleza sobre la que, desde Venecia, escribía que tenía “un dorso oscuro del que las guías no hablan nunca y que se parece peligrosamente a nuestro propio cuarto de estar”. En esa proximidad entre esquinas de nuestro mar recorre los lugares de su infancia, donde se formó su concepto de belleza, lo que llama su “particular metro de platino e iridio con el que medir el tamaño y también la calidad de lo existente” y que tan visible es en estas fotos compuestas de forma tan anárquica, casi compulsiva, sin considerar la duración del carrete.

Hay una evidente melancolía en muchas de ellas, no siempre fáciles de identificar en las similitudes entre extremos, de Algeciras a Estambul y también una distancia con respecto a una forma de turismo, de esos “altivos franceses, que se tienden de espaldas a la belleza y, para no ver, queman sus ojos al sol del mediodía, adoradores del irritante calor de la nada”.

Y es que estas fotos sitúan a Chirbes no como el turista que temió ser sino como el viajero que fue porque él no aparece en la imagen. No se retrata ante el paisaje o el monumento. No practica aquella rutina pre-selfie de pedir a alguien que lo fotografiase delante del palacio de Cnosos. No quiere conservarse en sus fotos, quiere llevar consigo ese fragmento del que, al llegar al hotel, escribirá la memoria del viajero fascinado y crítico que fue.

 

¿Dónde se realiza?